12 vocablos para entendernos en el mundo de las webs

post
12 vocablos para entendernos en el mundo de las webs

 
Internet es un mundo tan vasto que resulta tremendamente fácil perderse en él. Si además trabajas con webs, estudias sobre webs y escribes sobre webs, corres el riesgo de comenzar a hablar con un lenguaje particular que puede alejarte de una mayoría: los usuarios de Internet. Teniendo en cuenta que es a esta mayoría a la que le quieres contar lo que vas aprendiendo, parece necesario poner en común algunos términos que resulta inevitable usar cuando se habla de páginas web. A falta de currarnos un buen diccionario web, hoy queremos empezar con el vocabulario y los conceptos más básicos. La idea: que nadie se pierda.
 
1. Alojamiento
Pese a la creencia de que Internet es algo etéreo, lo cierto es que Internet es algo físico. De hecho, cada información, del tipo que sea, que está en Internet, en realidad está en una caja bien palpable. Las páginas web también, por supuesto. Todo Internet está en servidores, que son dispositivos físicos que almacenan datos. Hay incluso ‘granjas’, que son recintos (como cualquier nave o almacén) donde hay decenas o cientos de servidores. Entender la parte física de Internet es vital para entender también su vulnerabilidad. Los servidores funcionan con algo tan básico como es la electricidad, así que están a expensas de problemas eléctricos como cualquier otro negocio, por poner un ejemplo. Por este motivo, es muy recomendable contar con varias copias de toda la información que consideremos relevante y no confiar en un único lugar de almacenamiento.
 
Centrándonos en el mundo de las páginas web, podemos buscar un símil con el mundo comercial tradicional para transmitir la importancia del alojamiento. Cuando un negocio o un profesional tiene una web se enfrenta a los mismos requisitos que si quisiera poner una tienda en una calle de cualquier ciudad. Lo primero que necesita es un local. Puede comprarlo o alquilarlo, pero precisa de un espacio físico donde ubicar su negocio. En Internet es igual, con la salvedad de que sólo se puede alquilar. Cada web debe pagar un alquiler anual para disponer de su propio sitio en Internet o, para ser más precisos, en un servidor. Es lo que se denomina alojamiento o hosting.
 
2. Dominio
Si pones una tienda en la principal calle comercial de tu ciudad, seguro que no te olvidas de poner un cartel con el nombre de tu negocio. Es habitual devanarse los sesos para encontrar ese nombre perfecto que transmita el espíritu de nuestro negocio y sea fácil de recordar. Pues en Internet es igual, pero en lugar de cartel se llama dominio. Y como en el caso del alojamiento, nuestro nombre online lo alquilamos. Un dominio suele empezar con www y terminar con .es o .com. En el medio, nuestro nombre; y cuanto más corto y fácil de recordar sea, mucho mejor.
 
3. Portada
Tenemos el local y tenemos el rótulo. Ahora tenemos que montar la tienda o la oficina o el espacio en el que queremos atender a nuestros clientes. Ya sea en Internet o en una calle de cualquier ciudad, nuestro negocio tiene dos partes: la fachada y el interior del local. Una página web está estructurada de la misma forma, pero en lugar de llamarle fachada le llamamos portada (o home, en terminología inglesa). Pero nombres aparte, su función es la misma que la de cualquier fachada: ofrecer una determinada imagen o información sobre un negocio. Podemos optar por una fachada/portada bonita sin un escaparate en el que exhibir nuestros productos o podemos contar con ese escaparate para completar la primera toma de contacto con los posibles clientes. Las posibilidades a la hora de diseñar la fachada en Internet son, en mi opinión, mucho más amplias que en la calle, pero, en cualquier caso, el objetivo de la portada de una web es el mismo que el de una fachada física: captar la atención del transeúnte o, en este caso, internauta.
 
4. Páginas
Tenemos el local, el rótulo y la fachada/escaparate. Ahora hay que preparar el sitio por dentro. ¿Qué queremos que vea el cliente o potencial cliente cuando entra en nuestro negocio? La pregunta es la misma, hablemos de Internet o de un espacio físico. El diseño y la distribución de nuestro negocio debe responder a una estrategia por la que nosotros le contamos al visitante quiénes somos y lo que hacemos y él encuentra en nuestro sitio los productos o servicios que precisa. Al menos esto sería lo deseable. En una web, estructuramos en apartados que son denominados páginas toda la información que queremos ofrecer al visitante, como mínimo la misma que en una tienda física obtendría echando un vistazo y charlando con el comerciante. Pero Internet tiene un sentido del espacio mucho más flexible que el mundo físico y no dependemos de tener un local más grande o más pequeño para ofrecer más o menos información. Siempre podemos dotar a nuestro negocio online de más y más páginas sin tener que mudarnos a un establecimiento más amplio.
 
——
 
Hasta aquí los cuatro conceptos básicos de una página web. Ahora nos adentraremos en los elementos con los que se construye el diseño de la portada de una web. Con excepción del menú (aunque cualquier día podemos encontrarnos con un diseño vanguardista de web sin menú), todos estos elementos son opcionales. Su uso o su descarte dependerán de la estrategia del negocio, de lo que se quiera transmitir al visitante y cómo se quiera transmitir.
 
5. Menú
Llegados a este punto el ejemplo de la tienda a pie de calle ya no nos encaja muy bien y mejor elegimos una revista como símil palpable. En la revista tenemos una portada y un sumario con los contenidos que hay en la revista. En la portada de una web el sumario se llama menú y es la principal vía de acceso a las páginas de la web. Funciona como un directorio a través del cual se llega a todos los rincones de la web.
 
6. Logo
Al igual que nos hemos devanado la cabeza pensando el nombre del negocio, también tenemos que currarnos un logo bonito para que encabece nuestra web. El logo suele ser un elemento fijo durante la navegación, ya que en una estructura típica si se pincha en el mismo, se vuelve a la portada. Esto se ha convertido en un movimiento bastante universal, así que probablemente el logo continúe manteniendo su importante estatus en la web durante mucho tiempo.
 
7. Imagen principal
La mayoría de las portadas web tienen dos elementos en común: el menú y una imagen como principal recurso de bienvenida. Da igual que la portada sea muy larga, con muchos contenidos, o que sea muy corta. En ambos casos, lo primero que suele ver el visitante es una imagen. Decimos imagen porque no siempre es una fotografía. También puede ser un dibujo o un recurso gráfico del tipo fondo de color y título gigante (muy de moda últimamente). Sea una foto, un dibujo, un gráfico o un fondo de color, siempre lleva encima un texto. Es el lema con el que tenemos que convencer al visitante de que se quede navegando. ¡Ahí es nada!
 
8. Carrusel
Más conocido por su vocablo inglés, slider, es un elemento construido con varias imágenes, cada una con su lema encima, que pasan en un bucle infinito. Es un recurso muy habitual (aunque los diseños más vanguardistas lo han descartado) que permite no depender de un único lema para convencer al visitante de que se quede en nuestra web. Lo más común es dotar al carrusel de tres imágenes.
 
9. Llamada a la acción
Este elemento suele estar construido por un lema y un botón en el que el visitante pinchará si la llamada a la acción funciona. Es una forma de conseguir que el visitante navegue por nuestra web, dándonos oportunidad de mostrarle más en profundidad nuestro negocio. La llamada a la acción puede ser para acceder a más información, a un formulario de contacto, a un servicio concreto… Lo que queramos.
 
10. Servicios (y/o valores diferenciales)
Los negocios suelen distinguirse por aquellos que ofrecen productos y aquellos que ofrecen servicios. Sin embargo, cuando hablamos de una web, entendemos que todos los negocios ofrecen un servicio. Más allá de que vendan productos concretos, también venden un intangible, lo que los diferencia del resto. Es decir, si yo vendo zapatos por Internet, en la sección ‘Servicios’ de mi web lo que pondría serían mis puntos fuertes o valores diferenciales. Podría ser, por ejemplo, ‘Diseño original’ o ‘Manufactura artesana’ o ‘Entrega en 12 horas‘. Son servicios que acompañan a mis productos. Lo mismo sucede si mi negocio es un servicio. Puedo ofrecer un servicio de secretaría virtual y en el área ‘Servicios’ de mi web puedo destacar ‘Atención bilingüe’ o ‘Confidencialidad’.
 
11. Portafolio
El portafolio es un catálogo de fichas diseñadas con imagen y texto explicativo. Sirve tanto para productos como para servicios. Suele ponerse en portada para destacar una selección de productos o trabajos realizados.
 
12. Pie de página
También este elemento es más conocido por su vocablo inglés, footer. Es la parte inferior de la portada. Suele diseñarse como una barra con un fondo de color diferente al del cuerpo principal de la portada para distinguirse claramente. Aquí tienen que ir el aviso legal (un texto obligatorio en el que se explica quiénes son los responsables de la web) y el copyright de la web. Pero un pie de página puede dar para mucho. Lo habitual es colocar en el mismo los datos de contacto del negocio (si se puede incluir un formulario de contacto para que el visitante se comunique con nosotros directamente desde la web, mucho mejor) y las redes sociales.
 
Hasta aquí esta entrega, que sospechamos que será la primera de varias, de vocablos relacionados con el mundo de las páginas web. Internet evoluciona de manera constante y de la misma forma lo hace el lenguaje que le acompaña, así que intentaremos estar al día para compartir las palabras que vayamos aprendiendo con nuestros lectores. La idea, como dijimos al principio, es que la comunicación no se pierda precisamente por culpa del lenguaje.
 
——
 
La imagen es de Joan M. Mas.
 
——
 
¿Te gustó el artículo? Puedes leer más como éste si te suscribes a nuestro boletín. ¡Pincha aquí y suscríbete!
 
 

Sobre 

Periodista.

  • googleplus

Un comentario sobre “12 vocablos para entendernos en el mundo de las webs

  • avatar
    Bitacoras.com on junio 17th, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:   Internet es un mundo tan vasto que resulta tremendamente fácil perderse en él. Si además trabajas con webs, estudias sobre webs y escribes sobre webs, corres el riesgo de comenzar a hablar con un lenguaje particular que pue..…

Comentar

(Spamcheck Enabled)