Cómo reciclar distintos tipos de fotos para ilustrar una página web

post

Algunos de nuestros más ilustres visitantes nos han preguntado de qué van (o a qué vienen) las fotos que hay en la portada de nuestra nueva web. Tienen su importancia, así que vamos a contar su historia. Su historia, no su significado, porque eso le quitaría encanto. Cada uno que se imagine lo que quiera, que imaginar es libre (al menos este año, el que viene igual lo graban con un nuevo impuesto).
 
Pues sí, las fotos son todas nuestras. No compramos ninguna en los bancos de fotos, que no está el bolsillo para juergas, que ya parece que tiene dermatitis aguda de tanto rascarlo.
 
barralLa primera foto es una vista campestre que podía ser de Kentucky, pero no, es “made in Galicia”. Es lo que tiene el Photoshop, que le pones un filtrito aquí y un reveladito allá y ya no se distingue una parroquia gallega de un condado de Massachusetts, ese estado que Mariano Rajoy no puede pronunciar sin regar a todos los presentes. En fin, que la pusimos porque molaba.
 
 
 
 
ortigueiraEl “reverso” de esta foto no tiene truco: es el mar tal cual salió de la cámara. Con tres farrallones llamados Os Aguillós, símbolos del Ortegal (por ser una de las mitades de Pasquino oriunda de ese remoto paraje cuya belleza rivaliza con la de la propia susodicha). Del signficado simbólico del mar excuso hablar porque, con tanto temporal, igual me mojo.
 
 
 
 
despachoEn el segundo bloque hay otras dos fotos de nuestra flamante oficina. En una sale el elemento que más curra de todo Pasquino, que es ese ordenador que nunca apagamos (salvo causas de fuerza mayor) y en el que probamos las webs que hacemos antes de subirlas a producción. Eso que se ve de fondo, en efecto, es una estatuilla de Mazinger Z (por cierto, para todos los que buscan nombres para sus hijos, Mazinger es una gran elección, al igual que Sandokán u Orzowei, son nombres que denotan una singular cultura pop). De pequeño me sabía la letra de Mazinger Z en alemán (o eso creía yo). Ahora estoy pensando en contratarlo para el departamento contable, sección cobros. A ver si así…
 
 
librosLa otra foto del bloque es un mexicano en una muy característica actitud reflexiva, que a mí particularmente me gusta adoptar hasta bien entrada la mañana. Está justo enfrente de una colección de libros de Raymond Chandler (autor fetiche por estos lares) entre los que destaca “El largo adiós”, cuya lectura recomendamos efusivamente. No tenemos negocios en México (aún), pero sí familia, amigos y amigos que viajan allí y nos traen regalos (espero que vuelvan porque la mayoría ya nos los bebimos).
 
 
 
pasquinEl tercer bloque lo componen dos fotos dispares: una, del pilar de la estatua del Pasquino, que da nombre a nuestra empresa. La versión extendida de la historia la podéis leer aquí. La corta: es una estatua de la ciudad de Roma donde desde el medievo aparecen colgados de forma anónima papeles con escritos satíricos en contra de príncipes, obispos y otros pudientes a los que no había otra forma de criticar sin perder la cabeza (literalmente). O sea, una de las más primitivas formas de periodismo que perdura hasta nuestros tiempos. En la foto, un escrito que depositamos en su día a los pies de esta estatua romana en una ocasión en que viajamos a Italia de la que hablamos tan a menudo que parece que pasamos allí media vida.
 
felipe1La otra foto es un dibujo de nuestro gato Felipe, que es el propietario (natural, no fiscal) de nuestra sede y que tiene la amabilidad de dejarnos cohabitar con él a cambio de proveerle de alimento y desproveerle de sus deshechos regularmente. Convivimos con un gato por mis carencias auditivas. Nos dijeron que era bueno para evitar la proliferación de alimañas, y yo entendí que evitaba la proliferación de arañas. Lamentablemente, no es cierto, pero le tenemos cariño igualmente. De vez en cuando, Felipe se queda mirando fijamente a la pantalla del ordenador y entonces sabemos que la web que estamos haciendo va a causar sensación (aunque sólo sea entre los felinos).
 
lugoEl último bloque de fotos se compone de una toma nocturna de la torre de la Mosquera de la muralla lucense, que está en la web por ser la otra parte de Pasquino oriunda de esta simpar ciudad. I’m from Lugo & don’t deny it.
 
 
 
 
 
 
 
corunhaRematamos con una instantánea del Castillo de San Antón, en A Coruña, donde está la sede central (que no por ser la única deja de ser central) de Pasquino Comunicación. Con la particularidad de que en la foto aparece un pescador recogiendo sus redes, lo cual no puede ser una metáfora más explícita de nuestro trabajo.
 
Nuestros atardeceres, nuestro mar ortegano, nuestro ordenador, nuestra estantería, nuestro gato, nuestro ‘pasquín’, nuestra muralla lucense, nuestro castillo coruñés… ahora lo compartimos con vosotros gracias a una página web. Fijaos si es importante tener una página web. ¿Y a que no adivináis quien hace unas webs chulísimas a un precio ridículo?
 
 

Un comentario sobre “Cómo reciclar distintos tipos de fotos para ilustrar una página web

  • Bueno, bueno, bueno. “Os Aguillós, símbolos del Ortegal (por ser una de las mitades de Pasquino oriunda de ese remoto paraje cuya belleza rivaliza con la de la propia susodicha).” Fin de la cita.

    Por cierto habrá que volver a México un día de estos. Mientras, creo que cerca de la sede de Pasquino hay un tugurio que tiene un tequila de los buenos, buenos. Fin de la cita.

    Me ha gustado mucho el post. Queremos más.

Comentar

(Spamcheck Enabled)