Cuatro tipos de recursos imprescindibles para tener siempre la mejor foto

post
Cuatro tipos de recursos imprescindibles para tener siempre la mejor foto

 
Las imágenes son una parte fundamental en el diseño de una página web. La mayoría de las plantillas actuales apuestan por una gran apertura con una fotografía a toda página para dar la bienvenida al visitante y ofrecer, así, una primera impresión buena e impactante. Es, lógicamente, a lo que deben aspirar todas las webs, a que la primera impresión que cause enganche al visitante y le lleve a recorrer toda la página. Sin embargo, los que trabajamos con pymes sabemos que la mayoría no disponen de buenas fotos de sus negocios. Y conformarse con una mala foto no es una opción. Una imagen de baja calidad y realizada con una evidente falta de profesionalidad extenderá esta misma impresión a toda la empresa: poca calidad y poca profesionalidad. Así pues, para nosotros, cuando desarrollamos una página web, es habitual enfrentarnos al problema de las fotos. Pero este problema se extiende al día a día de las empresas cuando éstas deciden poner en marcha un blog con el que mantener informados a sus clientes y actualizada su página web. Así pues, vamos a compartir los recursos con los que nosotros contamos de manera habitual en nuestro trabajo y que sacarán de más de un apuro a pequeños empresarios y profesionales independientes. Los hay de pago y gratis, para atender a cada situación.
 
1. Contratar a un fotógrafo
Si hablamos de ilustrar la página web corporativa de una empresa, las fotografías cuanto mejores, mejor, valga la redundancia. Y ¿quién mejor para conseguir imágenes excelentes que un profesional con experiencia, conocimiento y el equipo adecuado? Habrá quien crea que con un smartphone con una cámara de 12 megapíxeles se tiene todo lo necesario para sacar una buena foto. Si es para enseñar a sus colegas, puede que sea así. Si es para ‘vender’ su empresa, esta no es una opción. Todos podemos sacar fotos, pero no todos sabemos sacar buenas fotos. Para eso están los profesionales. Y que nadie se asuste: no son caros. Obviamente, hay de todo. Pero hay excelentes profesionales que pueden hacer un álbum de imágenes de nuestra empresa a precios asequibles. La mayoría de los empresarios descartan esta opción por presuponer que supondrá un desembolso importante. Podemos eliminar este mito. Sólo hay que atreverse a preguntar. En cualquier caso, es la opción que ofrece más calidad y, sin duda, es la única que garantiza que nuestras fotos también son únicas.
 
2. Bancos de fotos de pago
Si no queremos poner fotos de nuestras instalaciones y nuestro personal en la web, sino que sólo pretendemos ilustrarla con imágenes buenas y bonitas que sirvan de referencia de nuestro negocio y nuestra filosofía, se puede recurrir a un banco de fotos de pago. Hay un montón, de distintos precios y con fotos profesionales. Para la cantidad de imágenes que requiere una página web corporativa estándar, el desembolso resultará bastante pequeño, de hecho. Sin embargo, a nosotros no nos gusta especialmente esta opción, porque muchas de las imágenes se ven bastante artificiales y frías. Además, en los últimos años el uso de bancos de imágenes se generalizó de tal forma que hay un riesgo evidente de comprar imágenes muy utilizadas y acabar ilustrando nuestra web con fotografías demasiado vistas. En cualquier caso, es cuestión de invertir tiempo en buscar y rebuscar, porque estos bancos de imágenes tienen miles y miles de fotografías que abarcan todo tipo de sectores profesionales y áreas de interés. Os proponemos tres a modo de ejemplo: PhotoDune, ShutterStock y DepositPhoto.
 
3. Creative Commons, Google Imágenes, Flickr, Compfight
Aquí entramos en un tema que, creo, es necesario explicar. Quizás muchos piensen que el tema de los derechos de autor y las licencias Creative Commons es algo sabido, pero lo cierto es que no. Lo sabemos quienes trabajamos de manera habitual con contenidos, pero si un pequeño empresario comienza a escribir un blog y quiere ilustrar sus artículos con alguna foto de recurso, probablemente cogerá la que más le guste de una búsqueda general en cualquier buscador de Internet. No lo hará por chulería, sino por ignorancia.
 
Lo que está en Internet no es gratis por defecto, no es un bien común que cualquier persona pueda utilizar a su antojo. Internet es como un inmenso recinto donde la gente abre tiendas, cuenta sus historias, comparte conocimiento o enseña sus fotografías. Pero que el contenido esté a la vista no significa que no tenga dueño. Lo tiene. Y es él el que decide qué deja hacer al público con su contenido. Si hablamos de fotografías, la mayoría de las que encontramos en una búsqueda normal en Google Imágenes están bajo una licencia de derechos de autor que impide su reutilización de cualquier forma. No nos valdrían para ilustrar nada, ni una web ni un artículo dentro de una web corporativa.
 
Pero que nadie se desanime, que Internet es muy grande y hay un montón de fotógrafos profesionales que comparten imágenes sin restricciones de uso. ¿Cómo podemos encontrarlas? Google Imágenes dispone de una herramienta que facilita realizar búsquedas sólo entre imágenes con derechos de uso que permiten su reutilización comercial e incluso modificarla. Es decir, nos muestra imágenes que se han subido a Internet bajo una licencia Creative Commons. Para saber todo lo necesario sobre este tipo de licencias, lo mejor es acudir a la página web www.creativecommons.org. En la misma, además de explicar las características de cada licencia, se facilita un buscador que sólo busca imágenes de este tipo en distintos servicios, desde Google Imágenes a Flickr pasando por bancos de imágenes gratuitos como Europeana o Pixabay. Así pues, se puede atajar a través del buscador de esta web o ir a cada una de las que indexa y hacer las búsquedas de manera independiente.
 
Al igual que Google Imágenes, Flickr también cuenta con una herramienta de búsqueda que limita los hallazgos a fotografías bajo una licencia Creative Commons, técnica ésta que también se puede utilizar en Compfight, un buscador centrado en los contenidos de Flickr, pero que con cada resultado de imágenes libres ofrece también su versión de pago a través de Stock Photos (otro banco de imágenes).
 
4. Fotografías de dominio público
Cuando una fotografía es de dominio público significa que su uso no está restringido por ningún tipo de licencia o derecho e autor. Por tanto, todo el que quiera la puede usar como quiera y para lo que quiera. Pues por extraño que parezca hay fotógrafos que comparten su trabajo de esta forma. Aquí os traemos una selección de páginas webs de fotógrafos en las que se pueden coger todas las imágenes sin ningún tipo de restricción (ni siquiera hay que firmárselas al fotógrafo).
Little Visuals
Unsplash
Gratisography
Jay Mantri
 
 
Estas son las cuatro opciones con las que nos encontramos cuando desarrollamos una página web corporativa y son igualmente válidas para cualquier persona que gestione un blog corporativo. Si se trata de un blog personal (sin ánimo de lucro), hay una quinta opción, siempre y cuando el blog esté realizado con WordPress.com. Se trata de Getty Images, un banco de fotos que hace unos meses llegó a un acuerdo con WordPress para permitir el libre (y gratuito) uso de sus fotos en blogs sin fines comerciales. Pero que nadie se lleve a engaño: los blogs que hacemos (este es un ejemplo) bajo el paraguas de la página web de una empresa tienen como finalidad última convertir a los lectores en clientes, así que sí tenemos fines comerciales y debemos descartar esta opción. Con todo, no nos hemos resistido a incluirla por si aún queda alguien con un blog en WordPress.com que no se haya instalado el plugin de Getty Images (yo no desperdiciaría este oportunidad, es un banco inmenso, con fotografías de gran calidad).
 
 
[Actualización del 30 de junio de 2016]
 
 
Como desde hace algún tiempo somos muy fans de Canva como herramienta que facilita mucho la vida a nuestros alumnos de los cursos de desarrollo web, no nos resistimos a incluir esta increíble recopilación que han realizado en su blog con nada menos que 73 bancos de fotos gratuitos (que funcionan bajo diferentes tipos de licencias). Y para no volvernos locos navegando por cada uno de ellos, nos echan una mano con información útil sobre las características del banco (si permite filtrar las búsquedas, si hay que registrarse, si dispone de fotos en alta resolución… cosas así) y con una valoración sobre cada uno de estos repositorios.
 
 
——
 
 
¿Te gustó el artículo? Puedes leer más como éste si te suscribes a nuestro boletín. ¡Pincha aquí y suscríbete!
 
 

Sobre 

Periodista.

  • googleplus

Comentar

(Spamcheck Enabled)