Guía para el empresario bloguero: 9 consejos para atraer lectores

post
Guía para el empresario bloguero: 9 consejos para atraer lectores

 
Si tú, empresario, ya tienes claro que tu página web tiene que tener un blog y has asumido como parte de tus tareas semanales escribir un artículo en el que volcar el conocimiento adquirido durante tu experiencia profesional, llega el momento de la verdad. Sabes que escribir no es fácil, pero también sabes cuáles son tus puntos fuertes y a quién se los vas a mostrar, pedacito a pedacito, a través de tus palabras. Ahora a teclear sin miedo y, si quieres, siguiendo estos consejos:
 
1. No hables sobre tu empresa. Sí, puede parecer contradictorio. Pero si cuentas las ventajas de tu compañía, tu voz sonará a anuncio, y el objetivo es que suene a autoridad en tu sector. Puede parecer un camino enrevesado si no se tiene claro que una cosa es la publicidad y otra bien distinta un blog, por muy corporativo que sea. Si me cuentas tus ofertas, te leeré la primera vez, probablemente por casualidad, pero no volveré. Porque si estoy buscando información sobre un determinado asunto relacionado con tu sector y me encuentro con publicidad mal encubierta en un artículo, entenderé que eso es lo que ofreces en tu blog, no soluciones o consejos o la sabiduría que tus clientes necesitan. No quita esto que, muy de vez en cuando, escribas algún artículo contando novedades sobre tu empresa. Retomando los ejemplos de nuestro artículo anterior, si compras maquinaria de vanguardia para tu fábrica de tuercas, puedes explicarles a tus lectores las ventajas que entraña esta inversión en clave sectorial, y si incorporas frutas exóticas, puedes desgranar las ventajas para la salud del consumo de estas frutas. De esta forma, estarías informando al tiempo que formando. Y también puedes hablar de experiencias muy concretas que te han ocurrido en tu trayectoria como empresario, dando un tono personal a tu voz como referente.
 
2. Piensa antes de hablar. O, lo que es lo mismo, no empieces a teclear hasta que sepas sobre qué vas a escribir. Como poco deberías tener muy claro el titular. Cuanto más informativo, mejor. Cuando más poético o críptico, peor. No significa esto que tengas que dar toda la chicha en el titular, pero sí dejar claro de qué vas a hablar. Si leo ‘Ventajas de comer una manzana al día’ es más probable que ‘pinche’ en el artículo que si se titula ‘Comer una manzana al día mejora tu piel’. En el primer caso, sé que hay ventajas, pero no sé cuáles son. En el segundo, ya sé todo, o casi. En cualquier caso, si tienes el titular, tienes el artículo, o casi. Desde luego, tienes gran parte del trabajo hecho, aunque te cueste creerlo.
 
3. Una idea por artículo. Existe una tendencia a volcar todo nuestro conocimiento en el primer artículo. Craso error. Ponte en modo supervivencia: un artículo a la semana son 52 artículos al año y, así, año tras año. Son muchas palabras por escribir las que tienes por delante. Planifica y ahorra ideas.
 
4. Lee. Quizás ya lo hagas, o quizás no, pero leer sobre tu sector es una gran fuente de documentación. Además de extraer ideas para artículos, leer te permitirá ampliar tus conocimientos y dotar tus artículos de datos y de referencias externas. De esta forma, te mantendrás al día de las novedades de tu sector y se lo demostrarás a tus lectores. No tengas miedo de compartir el conocimiento de otros. Si encuentras un artículo interesante sobre tu sector, menciónalo en tu texto y crea un enlace al mismo para que tus lectores puedan leerlo también si así lo desean.
 
5. El tamaño no importa. Hay quien dice que esto no es cierto. Incluso hay estudios que afirman que se difunden mejor los textos o muy cortos o muy largos. De hecho, el tamaño sí es uno de los muchos elementos que los buscadores tienen en cuenta, pero sea como sea, si eres un escritor novato, el tamaño de tus artículos debe ser lo último que te preocupe. Que quieres hablar de un tema, tienes un buen titular y sólo eres capaz de sacar dos párrafos. Perfecto. Que te salen 1.500 palabras. Perfecto, también. Es la calidad lo que cuenta.
 
6. Haz listas. Y no, no me refiero a listas de posibles temas (aunque este es un buen ejercicio también). Hablo de artículos del tipo ’10 ventajas de comer una manzana al día’. Es un clásico, viene en todos los manuales sobre trucos para conseguir más difusión, pero es que funciona. No nos preguntes la razón, pero, al parecer, el ser humano está predispuesto a leerse todos los listados que se le pongan delante. Un titular en modo lista es un éxito garantizado. Picamos todos.
 
7. Haz tu texto más visual. Si te ha salido un artículo largo, no debe parecerlo. O, al menos, debe aparentar que no es demasiado largo o ‘tocho’. En general, como lectores, si vemos mucho texto, sin interrupciones, tendemos a asustarnos. Lo mejor es crear pausas y asegurarnos de que, en un primer vistazo, se ven estas pausas. ¿Cómo se hace esto? Con titulillos. Cada dos párrafos, dejar un espacio y crear un brevísimo título como presentación de los dos siguientes párrafos. Y para que se vea bien, no debe ir en el mismo tamaño de letra que el texto principal, sino en uno mayor y si es en negrita, mejor. De esta forma, cuando un lector entre en nuestro artículo verá un listado. ¿Y qué hemos dicho de los listados? No hay quien se resista a leerlos.
 
La estrategia de los titulillos también responde a la forma que tenemos de leer en Internet. Cada vez hay más estudios que hablan sobre cómo leen los internautas. Esta información es clave a la hora de diseñar páginas web, ya que determina dónde colocar los distintos elementos de una web. Y también resulta relevante a la hora de estructurar el texto de un artículo. A este respecto, los estudios dicen que el internauta no lee, escanea. Por eso son muy importantes los titulillos. Probablemente será todo lo que lean muchas de las personas que lleguen a nuestro artículo. Si queremos que lean los párrafos completos, deben ser atractivos. Así que no deben colocarse con cualquier palabra sólo para romper el texto, sino que deben transmitir una idea atractiva, lo suficiente para tentar al lector ‘escaneador’ para que realice una lectura más profunda.
 
8. Ponle una foto a tu idea. No es que comulguemos a pies puntillas con eso de que una foto vale más que mil palabras. A veces sí, a veces no. En el caso de un blog corporativo, la calidad se busca a través de las palabras, pero esto no quita que adornar el texto con una foto ayude a su presentación. Ya tenemos, pues, un motivo para poner una foto en nuestro artículo. Pero además del aspecto estético, también hay que tener en cuenta que esto es un 2×1. Es decir, buscadores como Google indexarán el artículo por duplicado (texto + foto), así que tendremos más presencia. Van dos motivos.
 
Si además tenemos una foto propia, única y personal relacionada con nuestro trabajo, estamos poniendo valor añadido al artículo. De hecho, una buena foto informativa puede convertirse en sí misma en la razón de ser de un artículo. Eso sí, ¿qué imagen creéis que da sobre vuestra empresa y sobre vosotros mismos una foto de mala calidad? La respuesta es obvia: da mala imagen. Así que descartar incluir en vuestra web fotografías malas (nada de horrores sacados con un móvil). Si no tenéis imágenes buenas, se recurre a un profesional o a un banco de imágenes. Eso sí, recordar que en Internet no todo es gratis, aunque a veces lo parezca. Si se opta por la vía más económica, la de buscar en la red una foto para ilustrar nuestro último artículo, hay que tener en cuenta los derechos de autor y seleccionar exclusivamente imágenes bajo licencia Creative Commons. De nuevo recurrimos a Manolo Rodríguez para ofreceros un listado de bancos de imágenes en los que conseguir buenas fotos bajo esta licencia.
 
9. Si puedes, pon un vídeo. En este ‘si puedes’ va implícita la profesionalidad. Al igual que con la foto, las producciones caseras hay que descartarlas. Pero si cuentas con un profesional para preparar vídeos de no más de un minuto, preferiblemente, sobre diversos aspectos de tu sector o tutoriales relacionados con tu trabajo, tendrán un gran gancho en tu blog. Porque el audiovisual vende, así que, si puedes, no renuncies a él.
 
Y hasta aquí nuestra pequeña guía para el empresario reconvertido en escritor novato. Como veis, está estructurada como un listado, probablemente por eso estáis leyéndola. ¡Nadie se resiste a un listado!
 

——
La foto es de Death to Stock.
 

Sobre 

Periodista.

  • googleplus

Un comentario sobre “Guía para el empresario bloguero: 9 consejos para atraer lectores

  • avatar
    Bitacoras.com on junio 3rd, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:   Si tú, empresario, ya tienes claro que tu página web tiene que tener un blog y has asumido como parte de tus tareas semanales escribir un artículo en el que volcar el conocimiento adquirido durante tu experiencia profesiona..…

Comentar

(Spamcheck Enabled)