Que nadie te diga que escribir es fácil

post

 
La frase más manida en el mundo del marketing digital es ‘el contenido es el rey’. Si bien por repetida no deja de ser cierta, igual de cierto es que conseguir colocar nuestro contenido en el trono no es una tarea sencilla.
 
El proceso que una frase como ‘el contenido es el rey’ encierra es, con letras gruesas, algo como esto: yo, empresario o empresaria, escribo un artículo interesantes en mi página web, consigo que tenga una gran difusión y como lo lee un montón de gente, recibo un montón de visitas en mi web, y estos visitantes acaban seducidos por lo que les ofrezco en mi página y se convierten en mis clientes.
 
Ni siquiera descrito así, a brochazos, parece un camino fácil. Pero es un camino, al menos. Es lo que, en términos más técnicos, se denomina SEO, es decir, Search Engine Optimization, es decir, posicionamiento en buscadores. El camino está construido con un buen puñado de escalones que se suben utilizando diversas técnicas para intentar llegar lo más arriba posible. Lo que no hay en este camino son escaleras mecánicas para que buscadores como Google decidan ponernos la corona al colocarnos en el primer puesto. Lo describe estupendamente José Cabello en su artículo ‘La cruda realidad del SEO: mucho ‘vende humo’ y clientes que no saben de que va esto‘.
 
Cabello realiza un radiografía desalentadora del mundo del SEO, tanto desde la perspectiva del cliente que quiere que la página web de su empresa sea la primera en la página de resultados de Google como desde la postura de los profesionales que desarrollan webs y estrategias de posicionamiento (dejando fuera aquí a los ‘vende humos’, obviamente), que se ven forzados a estar inmersos en una constante formación y, aún así, no siempre son capaces de seguir un camino fluctuante y, por tanto, parecen decepcionar una y otra vez a ese cliente que busca el número 1.
 
En este repaso al mundo del SEO que lleva a cabo Cabello nos encontramos con esa palabra clave: contenido. Sí, él, como la mayoría de los que nos dedicamos a esto, lo tiene claro: hay que crear contenido de calidad. Es la base para empezar a subir la escalera del SEO, lo cual no quiere decir que con esto sea suficiente, pero desde luego sin contenido reducimos nuestras posibilidades de forma estrepitosa. Podemos pagar, vía Adwords, para que Google nos trate bien en su buscador, pero la posición que obtengamos durará lo mismo que nuestros cheques a Google. Para que la web de nuestra empresa ocupe una buen posición de forma más permanente tenemos que convencer a Google de que somos una referencia en nuestro sector. Y para hacer esto debemos convencer a nuestros colegas, a nuestra competencia y, sobre todo, a nuestros clientes futuros de que sabemos, y muy bien, lo que nos hacemos. ¿Cómo lo conseguimos? Escribiendo artículos en los que demostremos que no sólo tenemos todas las claves de nuestro sector, sino que estamos en una permanente evolución, formándonos y aprendiendo para ofrecer un servicio/producto superior. Parece un lema, lo sé, pero los primeros que tenemos que creérnoslo somos nosotros. Si no, ¿a quién vamos a convencer?
 
Así pues, hemos superado dos barreras: ya sabemos que debemos volcar lo que sabemos en palabras y ya tenemos claro que somos los mejores (o debemos parecerlo). Bueno, creemos que hemos superado dos barreras. Lo cierto es que hasta que hagamos efectivos estos dos procesos, no las habremos superado y aquí llega el verdadero problema: no sé escribir.
 
Pues claro que no. ¿Por qué un especialista en hacer tuercas, el único de sus características en España, por ejemplo, tendría además la habilidad de transmitir por escrito esas facultades y ese conocimiento que lo hacen único? Podría ser, pero escribir es otra habilidad, puede ser algo innato en algunas personas, pero no en la mayoría. Así que cuando le decimos a un cliente que si quiere posicionar bien la web que le acabamos de diseñar debe incluir un blog y escribir al menos un artículo por semana, probablemente se vea superado por la tarea. Porque escribir no es fácil. Y escribir bien, menos. Como periodistas, somos conscientes de ello. Nos han ‘entrenado’ para poder transmitir lo que vemos, oímos y presenciamos de la forma más comunicativa posible. Pero el verdadero entrenamiento está en hacer esto día tras día, así es como la teoría se convierte en destreza. De igual forma que el especialista en tuercas aprendió su oficio y después, con la práctica, se convirtió en un maestro en su oficio. Y ahora le decimos que si quiere que su ventajosa posición empresarial tenga su reflejo en Internet, debe aprender otra destreza. Como si a nosotros nos piden que aprendamos a hacer tuercas para que podamos difundir este artículo (alguna tuerca llevarán rotativas y ordenadores).
 
Así que no, que nadie te diga que escribir es fácil. Ni siquiera es fácil pensar semana tras semana en un tema sobre el que escribir. Un tema que dominemos, obviamente. Y ya no hablemos de lo que viene después: difundir y difundir. Ese es otro mundo. Pero no hay escapatoria. Hay que escribir, hay que transmitir nuestro conocimiento, hay que difundirlo… y todo ello para que una multinacional como Google, a través de aparatos y fórmulas matemáticas, nos reconozca sabios en nuestra materia. Nuestro premio viene después: cuando alguien escriba tuercas en el buscador de Google, allí estaremos, en el codiciado primer puesto, con la corona del rey para demostrar que si alguien sabe de tuercas somos nosotros. Aunque por el camino hayamos sudado tinta ante una hoja en blanco para demostrar que somos los mejores en lo nuestro (o al menos, para convencer a Google de ello).
 
PD: Para compensar el discurso desalentador, prometemos traeros las próximas semanas un compendio de los mejores trucos para escribir y tener éxito.
 
María Sierra
 
——
La foto es de JFabra.
 

Sobre 

Periodista.

  • googleplus

Un comentario sobre “Que nadie te diga que escribir es fácil

  • avatar
    Bitacoras.com on mayo 19th, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:   La frase más manida en el mundo del marketing digital es ‘el contenido es el rey’. Si bien por repetida no deja de ser cierta, igual de cierto es que conseguir colocar nuestro contenido en el trono no es una tarea sencilla……

Comentar

(Spamcheck Enabled)