Tres preguntas y tres consejos para la inmersión en Internet de un negocio local

post
Tres preguntas y tres consejos para la inmersión en Internet de un negocio local

 
¿Debe mi negocio estar en Internet? La respuesta, para nosotros, es evidente: sí. Y tiene una explicación sencilla: tu negocio va a estar en Internet quieras o no. La red se ha convertido en un espacio donde volcar opiniones y valoraciones (en forma de estrellas, puntuaciones varias…) sobre aquellos sitios a los que vamos, ya sean restaurantes o médicos o monumentos y espacios naturales. A todo le ponemos una nota. De hecho, cada vez hay más webs dedicadas a agrupar valoraciones de consumidores y usuarios sobre todo tipo de servicios. Y cada vez es más frecuente recurrir a la opinión de nuestros pares en Internet para tomar decisiones de compra. Así que sí, tu negocio debe estar en Internet. Y a partir de ahí, surgen el resto de preguntas que hoy planteamos y a las que intentaremos dar respuesta, aunque también hay que tener claro que no hay un modelo único para todos los negocios.
 
1. ¿Mi negocio debe tener página web?
Es recomendable. Una página web es la versión digital de una tarjeta de visita. Si has invertido en tarjetas de visitas de papel, también deberías invertir en una página web. Es el espacio más personal que ofrece Internet, ya que en él somos nosotros los que decidimos cómo nos presentamos, la imagen que queremos ofrecer, el discurso que mejor nos conviene y el nivel de interacción que estamos dispuestos a asumir con nuestros clientes. La web de nuestro negocio es nuestra voz oficial y, por tanto, contará con la credibilidad que tenga nuestro negocio, ni más ni menos.
 
2. ¿Mi negocio debe estar en redes sociales?
Esta pregunta es mucho más compleja de responder. De buenas a primeras, responderíamos ‘a la gallega’: depende. Y es que no hay verdades universales cuando se trata de Internet y mucho menos cuando hablamos de redes sociales. Las redes sociales pueden ser muy positivas y muy negativas, así que no se deben tomar a la ligera. A nivel orientativo, habría que responder a dos preguntas antes de lanzarse a este mundo: ¿estoy dispuesto a asumir y gestionar las malas críticas? y ¿cuánto tiempo y dedicación estoy dispuesto a invertir en gestionar mi marca en las redes sociales? En función de las respuestas que obtengamos, podemos aconsejar un determinado plan de redes sociales o prescindir por completo de esta estrategia. En las redes sociales el diálogo con el cliente, usuario o consumidor debe ser de igual a igual para que realmente funcione, lo que significa otorgar a personas ajenas a nuestro negocio parte del poder de gestión de nuestra imagen y reputación. Para que esta relación funcione de la mejor manera posible, hay que ‘trabajarse’ al público: estar disponible con la mejor predisposición, ser eficiente en la resolución de problemas o dudas. Y esto requiere destreza y tiempo. Así que si no se tiene ni una cosa ni la otra, es mejor mantenerse alejado de las redes sociales. Estar por estar es una mala inversión.
 
3. ¿Mi negocio debe tener venta online?
De nuevo, depende. Y, de nuevo, aquí nos encontramos con otras preguntas que responder: ¿cuál es el objetivo de nuestra tienda online?, ¿de qué manera marcamos la diferencia en nuestra tienda online?, ¿cuánto tiempo puedo dedicarle?, ¿de qué recursos dispongo para presentar mis productos o servicios en la tienda online? Porque no es lo mismo montar una tienda online si el objetivo es meramente ofrecer opciones a nuestros clientes o si lo que queremos es ganar clientela. Si nuestra meta es aumentar el público al que llegamos, para conseguir vender tenemos que ofrecer algo que los demás no ofrezcan: productos exclusivos o mejores precios, básicamente. Además, hay que tener claro que una tienda digital requiere el mismo cuidado y mimo que ponemos en nuestra tienda física, ya que la imagen estética y de servicio que ofrecen ambas es la imagen que nuestro negocio ofrece. Por este motivo, la venta online requiere tiempo. Y recursos. Implica disponer de buenas fotografías de nuestros productos o que ilustren nuestros servicios, porque una mala imagen puede ser muy perjudicial. En una tienda física, el cliente puede ver de primera mano el objeto que quiere comprar; en Internet, ve una foto y ésta tiene que ofrecer la mejor imagen posible del objeto en cuestión.
 
Como ha quedado claro, es complicado ofrecer respuestas rotundas en lo que a presencia digital se refiere. Pero si nos circunscribimos al negocio local, nuestros consejos serían los siguientes:
 
1. Ten una página web.
 
a) ¿Tienes tiempo? Que tu web incluya un blog útil para tu público.
b) ¿No tienes tiempo? Tu web debe ser estática, una tarjeta de presentación en la que se informe de los productos o servicios que ofrecemos y en la que deben ir destacados nuestro teléfono y dirección. Localizar un negocio es el principal motivo por el que se visitan las web corporativas estáticas, así que no hagamos que nuestro visitante tenga que dar vueltas para darle lo que necesita.
 
2. Participa en redes sociales
 
a) ¿Tienes tiempo y habilidades de gestión? No es cuestión de cuantas más redes, mejor, así que analiza en qué comunidades se mueve tu público. Probablemente no podrás prescindir de Facebook y Twitter, pero también es aconsejable no olvidarse de Google +.
b) ¿No tienes ni tiempo ni habilidades de gestión? Utiliza aquellas redes que menos interacción ofrecen, como LinkedIn (página de empresa) o Pinterest. Te permitirán distribuir tu mensaje cuando lo necesites y minimizas los riesgos de ofrecer una mala imagen por una mala conversación. Eso sí, no debes olvidar que el hecho de que tú no estés en Facebook, por ejemplo, no significa que no haya internautas en Facebook que estén hablando de ti, ya sea bien o mal.
 
3. No montes una tienda online
 
La mayoría de los negocios locales son gestionados por su propietario y como mucho tienen un empleado. Esto se traduce en muchas horas de trabajo para sacar adelante nuestro negocio. Como ya comentamos arriba, mantener una tienda online requiere tiempo y recursos de calidad, lo que supone más horas de trabajo y más inversión. Y, lo más probable, es que el resultado ni se acerque al esperado.
 
——
 
¿Te gustó el artículo? Puedes leer más como éste si te suscribes a nuestro boletín. ¡Pincha aquí y suscríbete!
 
 

Sobre 

Periodista.

  • googleplus

Un comentario sobre “Tres preguntas y tres consejos para la inmersión en Internet de un negocio local

  • avatar
    Bitacoras.com on septiembre 8th, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:   ¿Debe mi negocio estar en Internet? La respuesta, para nosotros, es evidente: sí. Y tiene una explicación sencilla: tu negocio va a estar en Internet quieras o no. La red se ha convertido en un espacio donde volcar opinione..…

Comentar

(Spamcheck Enabled)